El órgano de tubos argentino que, todos los días, suena en la Catedral

El órgano de tubos argentino que, todos los días, suena en la Catedral

Entre todas las celebraciones, el Bicentenario de 2016 fue ocasión para un acontecimiento que tuvo acaso poca publicidad, pero que resultará más permanente: un nuevo órgano para la Catedral Metropolitana de Buenos Aires.
Habría mucho para decir sobre los órganos de las parroquias de Buenos Aires; por ejemplo, que muchas no consiguen tener sus instrumentos en condiciones. Algunas, como la Inmaculada Concepción de Belgrano, lo logran gracias al esfuerzo de la comunidad y a la perseverancia del párroco. En el caso de la Catedral, hay dos responsables del milagro musical: Jorge Franco, notable afinador de pianos y organero, y Enrique Rimoldi, también organero y organista de la Catedral (tiene innumerables anécdotas con Jorge Bergoglio; entre otras, que el futuro papa Francisco seguía de cerca el repertorio). El órgano fue bendecido por el arzobispo Mario Poli y acompaña diariamente las misas.